Cómo afecta el estrés a la mandíbula

estética dental

Si no nos paramos a pensarlo, es posible que no reparemos en la importancia de los huesos de la mandíbula. Sin embargo, la posición de esta pieza y su correcto funcionamiento son clave por múltiples funciones. Para empezar, la mandíbula es esencial para masticar de forma adecuada los alimentos que ingerimos. Cuando pensamos en la salud bucodental, reparamos en los dientes, las encías, la estética dental o la lengua, pero ¿qué pasa con la mandíbula? Lo cierto es que la articulación que la une al cráneo es muy delicada y puede darnos más de un dolor de cabeza, literalmente.

El estrés es uno de los grandes problemas del S.XXI, vivimos sumergidos en una jornada laboral maratoniana, sin renunciar a las tareas y quehaceres propios de la vida doméstica. Algo que, seguramente, no sabías es que este problema puede ocasionar otros males de mayor gravedad en la espalda, el cuello, la cabeza y la dentadura. De hecho, como hemos visto en la entrada anterior, el estrés es uno de los mayores exponentes para que una persona padezca bruxismo.

Este estado de nerviosismo nos lleva a tensar la mandíbula de forma inconsciente, provocando muchas veces la sobrecarga de la articulación que la une al cráneo. Esta rigidez puede afectar a nuestras cervicales, causar dolores de cabeza y, habitualmente, hacernos rechinar o apretar los dientes mientras dormimos, lo que nos lleva a un desgaste pronunciado de las piezas dentales. Si notamos dolor o tensión en la mandíbula es recomendable visitar a nuestro dentista para que analice el problema y determine si es necesario algún tipo de tratamiento.

¿Qué podemos hacer para combatir el problema?

Realizar ciertos ejercicios con la boca y la mandíbula de forma periódica, puede ayudarnos a liberar la tensión acumulada en esta zona de nuestro cuerpo. Desde Clínica Dental Goldent queremos compartir contigo algunos de ellos:

  1. Abriendo la boca todo lo posible, pero sin que resulte molesto, puedes hacer varios desplazamientos hacia delante y hacia atrás muy lentamente.
  2. Para relajar la zona, si notas tensión, puedes colocar la punta de la lengua en el paladar, justo donde surgen las piezas de la arcada superior.
  3. Coloca el puño bajo el mentón y presiona hacia arriba, mientras con la mandíbula empujas hacia abajo. El mejor modo de hacerlo es con los labios y los dientes separados, es decir, con la boca entreabierta.
  4. Estirar las cervicales es una cuestión muy importante. Para lograrlo puedes ladear tu cabeza hacia la derecha hasta tocar con la oreja el hombro y mantenerla en esa posición varios segundos. Después, haz el mismo ejercicio hacia el otro lado y repítelo varias veces.

Seguir estas pautas todos los días, permite prevenir los problemas propios del estrés en la zona. Pero, también, resulta muy adecuado cuando notamos que estamos tensionados.

ajgoldentadm
No Comments

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

® 2018 CLÍNICA DENTAL GOLDENT - Aviso Legal

Agencia SEO SEM